lunes, mayo 21, 2007

Sin palabras ...

Al parecer que yo este afónica le resulta gracioso a todo el mundo.
Y no, ya no es divertido o alentador que me digan que mi voz afónica es sexy o me parezco a Graciela Borges.
Y no, no da para además de estar afónica tener dolor de cabeza.
Solo una persona en toda la empresa me dijo que era "increíble" que este trabajando en condiciones tan penosas. Que debería estar en casa descansando.
El resto pasó inadvertido pequeño detalle.
Al parecer a medida que uno va teniendo más antiguedad en la empresa tiene menos derecho a faltar por enfermedad (o esta menos justificado)
Tanto le cuesta a la gente decir las palabritas "Che, porque no te vas a tu casa?"
Y bué. Un ejemplo más de la diferenciación entre ser "bolú" y hacerse el "bolú"

1 agarraron el lápiz:

Dragonfly dijo...

Parece que es así, entre más tiempo le dedicas a la oficina, menos te podés enfermar, sentir mal o ausentarte.... Te comprendo, estuve afónica una semana y aún así, mi jefe me llamaba por teléfono y esperaba escucharme claramente lo que tenía que decirle y nunca trato siquiera de decir que me fuera a descansar a la casa...

Besos y que te sientas mejor.