miércoles, julio 18, 2007

De Tal Palo ...

Para no dañar la imagen pública de ciertas personas vamos a resguardar la identidad de los protagonistas de la historia.
Resulta que cierta vez una persona a la que conozco muy bien tenía un jefe que adoraba la naturaleza. A tal punto que era completamente vegetariano, fanático de la aromaterapia e iba por la vida pregonando la vida sana y el no consumo de carnes y medicamentos.
"Uno es lo que come ..." decía.
No era extraño verlo en su oficina con muchas botellitas de aceites esenciales puros, los cuales utilizaba dependiendo de la situación que enfrentaba.
Y si formabas parte de su círculo de "personas preferidas" (por llamarlo de alguna manera) dentro de la empresa y sufrías de algún dolor o stress profundo, él te recomendaba tal o cual aceite. O te ofrecía un jugo exprimido. O un té de hierbas orgánico (siempre llamandolo por su nombre botánico).
Mi amiga (esa que conozco muy bien) tenía otra amiga que trabajaba con ella en la misma empresa. Esa amiga era la secretaria personal de aquel jefe y aunque compartían mucho tiempo juntos por su trabajo, ella no compartía sus gustos y preferencias.
Ella prácticamente no podía comer verduras o frutas, adoraba el buen vino y todos los días tomaba alguna pastilla (aspirina, ibuprofeno, etc.)
Y así pasaron unos años.
Un día la amiga de mi amiga, mientras conversaba con la contadora de la empresa y ante un fuerte dolor de cabeza, le ofreció sin dudar un poco de aceite esencial.
Pocos días después, mientras el día comenzaba, se acercó a mi amiga con medio limón y le dijo:
"Maru, ole... ole. Es un limón de limonero. No es riquísimo el olor ?"
Mi amiga la miró con cuidado. Pudo ver en sus ojos lo mismo que veía en su jefe cuando daba consejos para dormir mejor, o para tener una buena digestión.

Ahora creo que es verdad que las personas se mimetizan tanto cuando pasan mucho tiempo juntas.
Habrá que asustarse por la amiga de mi amiga, o será que está "evolucionando a un plano más elevado"
Mmmmm... no sé. Lo dejamos ahí ?

3 agarraron el lápiz:

Dragonfly dijo...

Creo que medio termina uno mimetizándose con la gente que trabaja y terminas haciéndo algunas cosas de la misma manera. Por otro lado... espero no parcerme mucho a mi jefe, es un loco atolondrado y to también, pero parecerme un poco más a el debe se un desastre...

Besos ;)

Anónimo dijo...

Esa "amiga" de tu "amiga" creo que está involucionando....o está perdiendo la poca cordura que tenía...
Cómo va a cambiar las altas dosis de Ibuprofeno, sertal y bayaspirina...por limones, aceites y verduras sanas??? No no no....urgente hacé algo con la amiga de tu amiga...porque la pierden!!!! la pierden!!!

Marits dijo...

Dragoncita:
Tienes razón. Mi ex jefe (palabra prohibida en la empresa actualmente) solía tener algunas expresiones típicas que he heredado.
Cuando se me escapan tengo que inmediatamente hacerme la graciosa como para justificar el uso indiscriminado de tales frases.
Tanto tiempo juntos genera influencia.

Anónimo: Yo creo que ya la perdimos.
En lo que va desde este post hasta ahora me he enterado de dos situaciones más.
Es tarde. La vamos a extrañar.