martes, septiembre 29, 2009

Será para tanto?

Estaba leyendo el diario (ayer) y caí en una noticia bastante freak: “Se suicida otro empleado de Telecom y se eleva la alarma en Francia”.
Al parecer en France Telecom azota una “temible y escalofriante ola de suicidios”… 24 personas en el último año y medio se quitaron la vida por “el clima en la empresa”

En la nota dicen que este último suicida, de 51 años, estaba casado y tenía dos hijos…

Todo esto me lleva a pensar seriamente en el papel que cumple el trabajo en la vida de cada persona.
Y se me mezcla con una de mis películas preferidas “Más allá de los Sueños”, donde una mujer decide suicidarse luego de haber perdido a su marido en un accidente de tránsito luego de pasar años recuperándose de la muerte de sus hijos.
Según esta película todos los que deciden quitarse la vida son destinados al infierno.

Este pobre hombre que decidió quitarse la vida; no tenía otra salida? Renunciar y comenzar de nuevo no era una opción?
Y que papel juega su familia… como se sentirá la esposa al saber que su marido decidió tirar la toalla antes que seguir luchando?
Como se sentirá su familia al saber que el hombre no encontró en ellos la contención necesaria para salir adelante?

Es tan importante el trabajo? Esta bien darle tanta tanta importancia?

El sábado nos enganchamos viendo "Click", de Adam Sandler.
Cuantas películas nos muestran que al final lo importante son los afectos!!!
Pero como cuesta… Si frenamos un segundo y nos ponemos a ver la realidad como si fuera una película todos nos daríamos cuenta que el trabajo es solo una pequeña parte de nuestra vida. Claro que es una parte importante, porque pasamos la mayor parte de nuestros días en un lugar que (generalmente) no es nuestro hogar, con gente que no elegimos y llevando a cabo tareas, algunas de las cuales muchas veces nos molestan.
Son solo muy pocos los “elegidos” que no tienen que trabajar para vivir… pero el resto nos vemos obligados a trabajar para poder, mínimamente, tener una casa y alimento todos los días.

Yo creo que el trabajo es importante, sería muy hipócrita si dijera que nunca lo fue para mí. He pasado unos cuantos años esforzándome y “rompiéndome el lomo” (como odio esa frase, jajaja) para mejorar mi posición laboral. Muchas veces mi horario de trabajo no terminaba antes de las nueve de la noche, y más de una vez superé las 15 horas en la oficina.
Seguramente ese esfuerzo me llevó a mi posición actual, pero creo que fue muy perjudicial para el resto de mi vida.
Pero en ese momento mis prioridades estaban cambiadas, como seguramente la de muchas personas actualmente.

Hoy trato de disfrutar de otras cosas. He descubierto (y aún no explotado en su totalidad) lo maravilloso de hacer cosas durante la semana, luego del laburo. Visito a mi ahijada una vez por semana, voy de compras, asisto a cursos para alimentar mis hobbies, me reuno con mi amiga Pat a cenar y chusmear hasta cualquier hora.
Y es tan importante una de esas citas, que atender un requerimiento de un cliente. Trato de trabajar mi horario lo más a full que puedo y cuando llegan las 18.00hs salgo a disfrutar de lo que queda del día. No soy inflexible… si hay algo urgente que resolver, me quedo hasta terminarlo… pero no cancelo esas pequeñas cosas que me hacen bien, por adelantar trabajo atrasado.

Creo que en este sentido avance bastante con respecto a unos años y estoy segura que hoy soy más feliz que dos años atrás.
Además tengo muchas cosas nuevas que contar a mis amigos o mi chico, porque no solo voy de casa al laburo y del laburo a casa.

Finalmente sigo concluyendo que todo en la vida es cuestión de equilibrio.
(Creo que si tenemos que reducir mi vida a una idea diríamos que todo se reduce a la búsqueda del equilibrio)
Trabajo – Familia – Tiempo Libre – Pareja – Amigos, entre algunos otros aspectos, merecen su propio espacio en nuestra vida. No es malo esforzarse en el trabajo, siempre que sea con mesura. Siempre que recordemos que fuera de ese ámbito hay alguien que nos esta esperando ansioso de compartir algo con nosotros.
Y espero que pronto todos nos demos cuenta que el trabajo es algo importante, pero que lo es aún más nuestra gente. Quizás así nos volvamos todos un poco más humanos y respetemos nuestros espacios, nuestras relaciones. Y, si el mundo ideal existe, lleguemos a tratarnos bien entre todos y cuidemos los espacios comunes que nos unen. De esa manera creo que el odio, la intolerancia y la violencia pueden llegar a reducirse a su mínima expresión y el mundo no sea un lugar tan hostil para vivir la vida.

Vivieron felices y comieron perdices… Colorín colorado… (desde cuando me volví tan naif?)

4 agarraron el lápiz:

Dragonfly dijo...

Creo que el trabajo es importante, pero la vida no puede girar en torno a el, la familia es definitivamente lo más importante.

Besos ;)

Mario dijo...

Vive para trabajar o trabaja para vivir...

Marits dijo...

Dragoncita... coincido contigo en que el trabajo es importante, pero no lo MAS importante.

Que linda foto, amiga!!!

Marits dijo...

Mario, me estas preguntando ??? =)
Yo se que vos sos de los que trabajan para vivir, como corresponde.

Nunca le encontré el sentido al vivir para trabajar, ojalá alguien que tenga esa filosofía me la explicará.