lunes, febrero 26, 2007

Those days ...


Es verdad que hay ciertas ocasiones que dejan expuestas sensaciones o sentimientos que en otros momentos permanecen ocultos.
Y aunque uno sepa cabalmente cual es la forma en que uno debería sentir para no lastimarse en forma continua, por algún motivo los sentimientos no se rigen por la mente. No es que uno no recuerde eso que todos repiten constantemente, o crea que no es así. Uno sabe que las cosas llegan en algún momento, siempre y cuando pongamos de nuestra parte para conseguirlo.
Sin embargo no llega cuando queremos o necesitamos, porque por algún motivo el destino no se rige por nuestros deseos.

Todavía no logro comprender porque aquello que me resulta tan sencillo es lo que más cuesta obtener. Una familia, un amor, un poco de tranquilidad… parecieran utopías.
Porque parece que todo el mundo tiene aquellas cosas que nos hacen falta.
Y como se hace para no desear lo que el otro tiene, sino algo que nos pertenezca a nosotros. Que sea de nuestra exclusividad.
Porque uno siente que esta preparado y sin embargo no tiene la oportunidad de demostrarlo.
Y en donde se deja constancia que uno ya no quiere seguir creciendo, toda vez que el sufrimiento nos ayuda a hacernos más fuertes y más maduros.

Me pregunto: Qué pasa cuando uno quiere algo que no puede tener ?
Cuando uno sabe que no es alcanzable lo que desea, por más que el destino se olvide de todos y solo trabaje para nosotros ?
Entonces no hay opción más que desear otra cosa.
Pero cómo se complica la ecuación cuando se trata de necesitar y no solamente de querer !

Entonces, sin ser original para nada, uno se pregunta mil veces lo mismo. Porqué ? Cuando ? Como ?
Y siente que su ser interior no es más que un maldito apuntador que no hace otra cosa que llevar la cuenta de cuanto uno necesita o desea algo. Y nos lo recuerda hasta el cansancio. Algo así como un enemigo íntimo, no ?
En ese momento es cuando, por enésima vez en el día, uno se propone a evitar que esa falta duela. A veces busca consejo en otras personas, que con la mejor intención y por no tener ninguna respuesta, predice que ya llegará aquello tal anhelado. O simplemente intenta quitar importancia a aquello que nos lastima.
En otras ocasiones, cuando estamos solos, elaboramos cientos de explicaciones para alejar de nuestra mente aquella sensación. Damos explicaciones sin sentido a sensaciones que ya conocemos de memoria. Sin otra intención que apaciguar el dolor que nos quema.

Pero en definitiva siempre estamos en el mismo lugar. Quizás un poquito más cerca de alcanzarlo, no es cierto ? Quizás un poquito más que ayer… pensamos para no derrotar a nuestra expectativa. Para no asesinar a sangre fría nuestras ilusiones de conseguir aquello que deseamos.
Como si aquello tan querido nos estuviera esperando en algún día prefijado sin que sepamos cual es. Como si el destino lo hubiese marcado en el calendario y no nos dejará verlo.

Y al realizar el balance, es difícil no darse cuenta que uno gastó más de lo que consiguió (siempre y cuando todavía no lo haya conseguido; porque al hacerlo, todos esos días, todos esos momentos tristes quedarán almacenados en algún lugar de difícil acceso).
Y también es difícil contener el miedo. El miedo de no conseguirlo, el miedo de tenerlo y perderlo, el miedo de obtenerlo y que ya no sea lo que queremos, el miedo de no tener el tiempo para disfrutarlo. El miedo paraliza.
Será mejor entonces vivir deseando cosas y nunca obtenerlas ?
Porque no hay peor dolor que haber tenido algo y perderlo. Y en definitiva, aquel que nada tiene, no tiene nada que perder.

Será entonces que se es feliz cuando no se tiene nada ? Será entonces que uno se equivoca al desear algo tanto ?



Y sí, hoy es uno de esos días…

6 agarraron el lápiz:

Mario dijo...

Hola, soy LA VOZ DE LA EXPERIENCIA y vengo a opinar:
Son miles de preguntas que te hacés hoy, pero mañana, cuando te vuelvas a enamorar, vas a releerlas y te vas a decir "que increible, ayer estaba tan sola, y hoy tengo esta increible persona a mi lado"
Tiempo al tiempo Maritis ;)

Te mando un besote!

Marits dijo...

Voz de la Experiencia:
Muchas gracias por su opinión. No crea que no se que eso puede suceder. Que cuando vuelva a enamorarme voy a olvidarme de todas estas sensaciones raras, incomodas y tristes.
Pero en realidad cuanto es el tiempo que hay que darle al tiempo antes de volverse loco ?

Y Sr. Voz de la Experiencia, no crea que todo se trata del amor. Puede ser que eso me pese mucho ultimamente, pero "mis faltas" no son solamente en el amor.
A veces es tan difícil explicar en palabras que es lo que uno necesita o quiere. Sobre todo cuando uno siempre fue lo suficientemente independiente y lo exageradamente orgulloso para mostrarse débil ante los demás.

Asi que Sr. Voz de la Experiencia, muchas gracias por sus palabras. Y si Ud. tiene alguna formula para evitar el sentir tanto cuando a uno le falta tanto, paseme la receta...

Besotes Totales !!!!!!!!!!

Peteco dijo...

Hola, soy Peteco, me escapé un ratito para decirte que espero que te pongas bien!!!!! Y llevame con vos mas seguido que este negrego que tenemos como hijos de su imaginacion, nos trata como el culo :P

Dragonfly dijo...

Me he sentido en esa situación en varias ocasiones y a lo largo de la vida y de los años, mientras unos dolores se atenúan, otros se acrecientan y duelen como el doble. Al final, yo tampoco sé si eso será que acumulás y nunca llegás a la cuota necesaria para obtener de una vez por todas lo que querés y anhelás con todo el corazón o que desgraciadamente caíste en el bache y te toca llemar el triple o cuádruple de la cuota que le toca a los demás.

No sé si será mejor vivir deseando sin alcanzar o más bien desear poco que esté al alcance de las manos.

Hoy es uno de esos días y te comprendo, porque he tenido muchos de esos.

Besos ;)

Marits dijo...

Peteco: Cuando te vas a decidir a abandonarlo definitivamente y venirte conmigo ? ;)

Dragonfly: Al leer lo que escribes siempre tengo la sensación de que sabes manejar estos días mucho mejor de lo que yo lo hago.
Por eso me gusta mucho lo que escribis, porque espero alguna vez llegar a sentir aunque sea un poquito como lo haces tu. Estoy en el medio del aprendizaje...
Muchas gracias por tus palabras.
Besotes

El Padrino dijo...

Uy.

A veces me dejas pensando, en porque te enroscas demasiado con algunos temas cotidianos de la vida.

Uno desea lo que quiere, y está bien luchar por eso. Nadie nos dijo que fuera fácil. Nadie nos aseguró llegar a tenerlo.

Marita, cada día cuando te despiertas, te das cuenta de lo que tienes y a quienes tienes en tu vida? Bueno, no respondas. Mañana al despertar y abrir esos ojitos que tienes, pensalo. Después me contas...

PD: No te enloquescas, la vida es para disfrutarla. Te lo dice alguien que sabe...