viernes, abril 18, 2008

Entre Susanita y Roberto Galán ...

No se que me pasa pero tengo unas ganas tremendas de casarme.
De mis amigas solo me queda una soltera (y tan feliz de serlo que no me entiende). El resto están todas casadas. Algunas con hijos y otras disfrutando de la vida en pareja.
Viste cuando (por ejemplo) te gusta un chico que se llama Nestor y de repente encontras ese nombre por todos lados ???
Bueno, eso me pasa ahora.
Estoy en Alemania viendo revistas y caigo en la sección de Novias.
Muchos de los temas de conversación derivan en "viste que se casa tal?" o "fui a un casamiento el sábado".
Y de pronto te llega un mail de una clienta que te dice que por su "honeymoon" no va a estar en Mayo en la oficina.
Y sí. Sí.
Tengo ganas de enloquecerme organizando una fiesta, eligiendo el vestido y haciendo dieta para que me entre.
Pasar noches enteras pensando en la música, el entretenimiento y como ubicar a los invitados.
Pelearme por el destino de la luna de miel: playa o ciudad.
Pero también tengo ganas de despertarme todos los días junto al gordo.
Incorporar su vida a la mía y hacer lo posible para que se sienta el hombre más afortunado del mundo.
Y saber que siempre va a estar ahí, porque él también me eligió para formar una familia.
Es verdad que lo primero que quiero es una linda fiesta de bodas, pero todo lo que viene después también forma parte de mi deseo.
Y bueno... yo me quiero casar... y usted?

1 agarraron el lápiz:

Ana dijo...

Mmm, todo matriminio comenzo con ese deseo, eh? Mira que es el primer paso!