martes, septiembre 12, 2006

Hug up !

Ayer me prestaron un libro sobre los abrazos. Y cuando lo empece a leer me acorde de algo gracioso.
Un día, no hace mucho, una gran amiga le contaba a otra gran amiga delante mio como había conseguido "acostumbrarme" a sus abrazos; como me dejaba abrazar.
Es un comentario un poco exagerado, pero pensandolo con detenimiento creo que le estoy tomando el gustito a los abrazos.

Según el libro un abrazo no es solo agradable; sino que además ahuyenta la soledad, aquieta los miedos, abre la puerta de los sentimientos, fortalece el autoestima, alivia tensiones, combate el insomnio, llena los vacios de la vida y sobre todo hace más felices los días felices y soportables los días insoportables.

Es verdad que ultimamente disfruto más de los abrazos. Y parece que eso se refleja porque los abrazos que recibo están repletos de sentimientos.

La abrazoterapia no es gratuita. Su costo es la fortaleza que se requiere para ser vulnerable [...] Si nos vemos privados de amor y contacto, nos tornamos mal dispuestos a pagar los aranceles de la vulnerabilidad. El amor retenido puede convertirse en dolor.

Días tras día me convenzo más de que lo único que vale es hacer que las cosas valgan la pena.
Y tuve que pagar un precio alto, es verdad. Pero por suerte, todavia soy joven (aunque no parezca) y creo que tengo tiempo para recuperar el tiempo perdido.
Es verdad que para algunos, abrazar es muy dificil. Pero me estoy acostumbrando...

Algunos abrazantes son matutinos; se levantan y manos a la obra ! Otros son vespertinos, de los que abrazan porque gracias-a-Dios-terminó-el-día. Algunos gustan abrazar al medidía, a la hora del almuerzo, o a la del té.
Aunque los abrazos rutinarios son bonitos, suele suceder que los más apreciados sean los espontaneos, los que se producen en momentos inesperados.


Y aunque por momentos deseo con todo el corazón tener a alguien a quien abrazar al despertarme y antes de ir a dormir; mis grandes amigos llenan ese "vacio" abrazandome y dejandose abrazar.
Cualquier momentos es bueno para un abrazo, y es verdad que se siente bien... muy bien.

En nuestras relaciones solemos cometer el error de culpar a los demás porque no recibimos lo que necesitamos de ellos [...]
Si queremos más o menos abrazos, abrazos de diez segundos o de dos desprejuiciados minutos, cualquier tipo de abrazo diferente del que estamos recibiendo debemos decirlo.
Además, es preciso estar dispuesto a ceder en parte. Y también a comprender que no siempre recibiremos exacatamente lo que deseamos y cuando lo deseamos.


En definitiva... la próxima vez que nos veamos; me das un abrazo por favor ?

1 agarraron el lápiz:

Ana dijo...

Ahi va un abrazo de oso!!!


(estoy hace tres horas tratando de pegar una imagen en este texto pero no me dejaaa!!!)